sábado, 23 de julio de 2011

Agüeybaná por Juan Antonio Corretjer

Agüeybaná – monte aborigen-
Tronco de ausubo
Rio suelto era su corazón;
Bajo las noches claveteadas de estrellas,
Sus labios ponían besos de canción en los encajes
De luna del taparrabo de Borinquén-novia
Piel-roja.


Y, allá, por la tala colorida de la aurora,
Sembradío de pájaros,
Agüeybaná – corazón de rio suelto-
Se echaba al mar de puñetazos de espuma.
¡Mentira parecía que naciera una tierra
Para sembrar con picotas de ensueño
Tamaña libertad!
Y, como toda dicha tiene el tiempo partido
En la distancia,

Por ese mismo océano
Haciéndose la ruta,
Vinieron unos hombres a quitarle la patria.
Monte aborigen sintió que le taladraran las carnes
Con cuentas de colores.
Tronco de ausubo vio que le arrancabas las astillas
Por espejismos tonto.
Y bajo la noche taladrada de estrellas sus labios no ponían besos de canción
En los encajes de luna
De Borinquén –novia piel-roja


Y, adentro, en las vírgenes selvas de su pecho
Le salto el corazón- jaguar dormido.
Ejércitos de flechas- ferrocarriles de muerte-
Y artificio de balas.
Midieron a cuartillos de sangre hay que medir la raza.
Ellos cantan ahora…
Y adentro, en nuestro pecho,
Aun en trance de vida,
Monte aborigen – tronco de ausubo-
Rebelde aùn, ¡Agüeybaná!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada